Deja un comentario

3 cambios del vino durante la guarda en botella


Esta crianza, llamada también fase reductora porque se realiza en ausencia de oxígeno, impacta lo que vamos a percibir en copa y aquí te resumimos los cambios más importantes

Color. Los tintos tienden a los tonos teja, debido a la disminución de los antocianos (pigmentos rojos y azules) y al aumento de las flavonas (pigmentos amarillos). Por su parte los blancos, al no tener antocianos, el incremento de las flavonas provoca coloraciones amarillas muy intensas, en ocasiones, llegando al ámbar. Finalmente, los rosados por su parte, tienden a tonos pardos y piel de cebolla.

Aroma. Desarrollan los llamados aromas terciarios entre ellos los balsámicos, torrefactos, de frutos secos entre otros. En algunos casos cuando la guarda en botella es muy larga puede necesitar el vino de un paso por decantador para despertar sus aromas porque en una primera impresión puede percibirse “cerrado”.

Gusto. La pérdida de los taninos durante la fase oxidativa en barrica y la posterior reducción en botella disminuyen la astringencia propia de la juventud del vino y le da mayor suavidad y finura en el paladar. (con información de vinetur)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: