Deja un comentario

4 hábitos potencialmente peligrosos en el desayuno y sus alternativas

4 hábitos potencialmente peligrosos en el desayuno y sus alternativas

Cuando estás disfrutando de la primera y más importante comida del día tal vez no detallas lo que consumes pero acá te presentamos la opinión de expertos las mejores alternativas para cuidar tu salud

No. 1 Café: solo, cortado o con leche. Es la bebida más consumida en las primeras horas del día. Sus propiedades saludables o preventivas son discutidas, si bien es incuestionable que se trata de una de las fuentes principales de cafeína, excitante por excelencia. No obstante, incluso en este aspecto caben matices: si es natural o mezcla, o si es torrefacto (la calidad es inferior), la variedad o el modo de elaboración. Es importante conocer todos estos aspectos para que una bebida de consumo habitual no se convierta en algo pernicioso, aunque conviene medir su consumo en caso de que se superen los 2 ó 3 cafés diarios. Más cantidad, ya es abuso. Alternativas: hay bebidas que resultan ser un sustituto perfecto para el café, dado que brindan vitalidad y energía, sin los inconvenientes de la cafeína. Es el caso de la achicoria como sustituto muy antiguo, que además es un buen tónico y depurativo para el hígado. También está la malta de cereales (más conocida como ‘café de cereales’), los tés aromatizados (cada uno con sus distintas propiedades), o las infusiones aromatizadas.

No. 2 Jugo de fruta. No es lo mismo tomar un jugo, por muy natural que sea, que comer la fruta fresca. No es un buen hábito si se comparan estas dos opciones. Por tanto, quien tiene costumbre de tomar para desayunar jugo comercial, no cumple sanamente con la recomendación oficial. En el jugo, si no se aprovecha la pulpa, se pierde fibra, que además de servir al buen ritmo intestinal, ayuda a ralentizar el paso de los azúcares. Alternativas: para los meses fríos, se puede alternar el consumo de fruta fresca con fruta cocida, asada o en compota, por un refuerzo antioxidante rico en vitamina C que combine granada (o remolacha), zanahoria, manzana, mandarina o naranja y limón.

No. 3 Cereales de desayuno azucarados o chocolateados. Sorprenderá comprobar cómo en la elección de los cereales (el ingrediente mayoritario de la primera comida del día para muchas personas), radica la diferencia entre hacer un desayuno muy azucarado y poco saludable, que merma energía en lugar de brindarla, y conseguir todo lo contrario. Habría que valorar la frecuencia de consumo de los cereales de desayuno azucarados, chocolateados, cubiertos de miel o de chocolate. Son los más habituales en la dieta infantil, y son una propuesta de desayuno muy mejorable. Hasta el punto que una ración de cereales azucarados sirve más como ración de azúcares que como fuente de carbohidratos complejos, por lo que esta costumbre está muy alejada de lo recomendable. Alternativas: muesli al gusto; copos inflados al natural de diferentes cereales mezclados con uvas pasas, orejones, pipas, sésamo, avellanas machacadas… y el toque personal (coco deshidratado, manzana deshidratada, tacos de cambur (plátano) fresco…). Un buen comienzo matutino puede ser desayunar arroz u otros cereales en grano, por ejemplo, un arroz con leche.

No. 4 Tostadas con mantequilla y mermelada. La mantequilla es un alimento graso con una calidad de grasa poco recomendable para un consumo habitual. Cabe matizar que la cantidad convierte algo saludable en algo insano. De la mermelada, también hay que hacer una lectura atenta, y comprobar la cantidad de azúcar añadido. Es llamativo y poco grato comprobar cómo en algunas marcas de mermelada, el azúcar es el primer ingrediente, mientras que la fruta no supera el 50% del peso del producto. Escoger las más naturales, las que no llevan aditivos (o los que llevan son escasos), y que contengan una alta proporción de fruta es un criterio muy responsable. Alternativas: pan natural de levadura madre, panes multicereales o pan de pasas y nueces, untados con crema de frutos secos (se puede hacer batiendo los frutos secos en una termomix); acompañado de compota de manzana y ciruelas a la canela; un poco de mermelada natural, de miel o de melaza de cereales y puñado de frutos secos. La calidad de las grasas, y por ende, la calidad del desayuno, es superior, si se coge el hábito de acompañar las tostadas con un chorrito de aceite de oliva virgen extra espolvoreado con semillas de sésamo ligeramente tostadas. (vía 20 minutos)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: