Deja un comentario

5 contrastes de sabores para el Día de San Valentín


Aquí te sugerimos algunos contrastes sencillos para que tu comida de San Valentín sea toda una experiencia

Suave y crujiente. Tal vez la más sencilla. El paté sobre un trozo de buen pan, ostras frescas servidas junto con casabe horneado con mantequilla de ajo son ejemplos buenos y sencillos.

De extremo a extremo. Comenzar un menú con un vino blanco o una cerveza rubia muy ligeros y luego servir con el principal un tinto o una cerveza oscura muy intensos, presentar un postre que combine chocolate negro con chocolate, siempre desconcierta sentir estos contrastes pero invita a concentrar los sentidos.

Frutal y picante. Una salsa de guayaba con un toque de ají picante para acompañar una carne blanca o una vinagreta cítrica clásica pero con unas hojuelas de pepperoncino son contrastes interesantes que sacan de la monotonía.

Firme y cremoso. Un medallón de lomito o cerdo acompañado por un pure de papas o batata muy cremoso es una invitación a seguir degustando.

Frío y caliente. Como comentamos en nuestro libro Experiencias para paladares atrevidos, servir vino, especialmente espumosos con una sopa, aparte del deleite tradicional tiene el del contraste de las temperaturas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: