Deja un comentario

4 divertimentos gastronómicos durante la cuarentena


Sin el ritmo tradicional de actividades, estas son algunas de las actividades que nos han acompañado para hacer más llevaderas les medidas de mitigación frente al covid 19

Preparar sopas y cremas. Como el único momento en que concebimos una sopa o crema en casa es como una entrada o primer plato, difícilmente invertíamos el tiempo de preparar comida en hacerlas, pero ahora, con este inesperado superávit, ha sido una de las primeras medidas que hemos tomado. Reencontrarnos con un clásico como la preparación con auyama o encontrar unos tomates o unas espinacas muy bonitas y convertirlas en crema le ha dado una dinámica diferente a los almuerzos. Ya vamos pensando en preparar y congelar caldos para poder hacerlas más a menudo una vez que se normalicen las actividades.

Degustar aceites de oliva. Estrictamente hablando, los aceites de oliva son en casa un aderezo pero dio la casualidad que en los 4 meses previos a esta coyuntura recibimos de regalo tres aceites de oliva virgen extra, dos españoles y un italiano, que por su calidad no habíamos querido abrir, así que nos esperaban para una degustación. Buen pan y pequeñas cantidades de cada aceite nos han abierto de forma más seria una nueva curiosidad gastronómica.

Probar de nuevo brandy. En los últimos años, al momento de la sobremesa, han pasado por esta mesa cognac, armagnac, grappa, whisky, aguardientes de frutas de Alsacia y ron venezolano pero teníamos tiempo sin probar brandy. Iregua, una importadora local, trajo recientemente un ejemplo bastante correcto de lo que buscamos en este destilado: los frutos secos (su tostado sobre todo), la vainilla, algo de ahumado y un dulzor moderado, le han dado alguna nota diferente a la sobremesa.

Escribir después de comer. Sin la presión del programa de radio, las catas o las asignaciones escolares de los niños, el tiempo después de la sobremesa queda también abierto y, habitualmente, sin obligaciones específicas y hemos descubierto que es un momento perfecto para escribir de gastronomía. Sobre la mesa, todavía con alguna copa o plato sin levantar, nos sentamos frente a la minilaptop para repasar alguna de esas historias de vinos o comidas que escribimos porque son justo las que nos gusta leer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: