Deja un comentario

4 tips para disfrutar al máximo las espinacas

4 tips para disfrutar al máximo las espinacas

Esta verdura que nunca debería faltar en tus menús semanales tiene algunos trucos para que puedas aprovecharlas y saborearla y aquí te damos cuatro de ellos

No. 1 Almacenarla. Retira la espinaca de la bolsa y échala toda en un recipiente. Separa las hojas de espinaca para darles espacio para respirar. Retira todas las hojas que estén marchitadas. Forra un recipiente de plástico con una toalla de papel. Coloca las espinacas en el interior y cúbrelas con una tapa de cierre hermético o envoltura de plástico. No laves las espinacas antes de guardarlas ya que el agua hará que la espinaca se marchite más rápido. Coloca las espinacas en un refrigerador. Los vegetales se mantendrán frescos durante aproximadamente cinco días.

No. 2 Lavarlas y exprimirlas. Lava bien las espinacas en agua corriente del grifo, a menudo se la cultiva en la arena, la que puede penetrar en las arrugas de las hojas. Retira los tallos leñosos. Cocina o descongela las espinacas según las instrucciones de la receta. Permite que las espinacas cocidas se enfríen durante al menos varios minutos antes de manipularlas. Coloca un cuadrado de gasa en un cuadrado. Dobla la tela por la mitad al menos una vez para crear capas. Apila la espinaca en el centro de la tela y junta el material alrededor de ella para crear una bolsa. Sostén la bolsa sobre un lavabo y aprieta suavemente para liberar el contenido de agua de las espinacas. Una alternativa es usar toallas de papel. En ese caso, reúne pequeños manojos de espinacas cocidas en una toalla de papel y aprieta suavemente para absorber el agua. Reemplaza la toalla de papel cuando sea necesario. La otra forma es con colador: coloca la espinaca cocida en un colador en el fregadero y presiona con una toalla de papel. Con esto empujas el agua hacia fuera por la parte inferior y absorbes el agua en la parte superior. O bien, aprieta la espinaca con el dorso de una cuchara para sacar el agua a través del colador.

No. 3 Asarla. Coloca las espinacas en un gran recipiente, añádele aceite de oliva y el polvo de ajo o el jugo de limón, si los estás utilizando. Suavemente revuelve las espinacas en el aceite y los condimentos o el jugo de limón para cubrirlas. Dispón de las espinacas en la bandeja para horno. Desparrama las hojas lo más uniformemente posible. Coloca la bandeja en el horno y asa las espinacas por tres minutos. Quita la bandeja del horno y voltea las hojas con una espátula. Asa las espinacas por tres minutos más. Al final del tiempo de cocción, la espinaca debería estar marchita y suavemente amarronada.

No. 4 Al vapor. Selecciona una olla honda con tapa y agrega la espinaca limpia. La olla debe ser lo suficientemente grande como para que entre la verdura sin hacinarse o aplastarse. Agrega sólo unas 2 cucharadas de agua al fondo del recipiente. También rocía la espinaca con unas gotitas. Coloca la olla a fuego lento para que la espinaca se cocine de a poco. Esto debe tomar unos cinco minutos. La cocción está lista cuando la espinaca está verde brillante y tierna. (con información de Ehow en español)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: