6 comentarios

Masoch Café suma masoquismo y gastronomía en una sola experiencia

Masoch Café suma masoquismo y gastronomía en una sola experiencia

Ubicado en Lviv, Ucrania, una de las ciudades sedes de la Eurocopa 2012, se trata de un lugar donde el placer se mezcla hasta fundirse con el dolor

El látigo golpea en la espalda, la camarera grita y el cliente ríe: bienvenidos al Masoch Café, un bar ucraniano en Lviv, donde nació el escritor Leopold von Sacher-Masoch (1835-1895), quien fundó el masoquismo a través de su principal obra, “La venus de las pieles”.

El origen del “masoquismo” (buscar placer a través del dolor físico o moral) es menos conocido que el “sadismo” (Sade), aun en Lviv, ciudad al oeste de Ucrania que parteneció a Polonia y a Austria-Hungría.

Ninguna calle rinde homenaje a este autor, del que no se disponen documentos en el servicio de información municipal.

El escritor, de todos modos, despierta curiosidad: las dos grandes librerías del centro de la ciudad, Yé (ser) y Litera (carta), este sábado no tenían obras de von Sacher-Masoch en sus almacenes de reserva.

El vínculo de Sacher-Masoch con Lviv (antes llamada Lemberg) se encuentra en ciertos poemas y en “La venus de las pieles”, cuyo pesonaje homónimo es una “viuda de Lwow” (nombre en polaco de la ciudad).

El narrador clama: “Si no puedo gozar plenamente de la alegría del amor (…), quiero ser maltratado y traicionado por una mujer que amo. Cuanto más cruel sea, mejor va a ser. ¡Es también un goce!”.

Este tipo de placer paradojal se representa en el Masoch Café, que hace las veces de pequeño museo. En su apertura en 2008, “todo el mundo leía ‘La venus de las pieles’ en el tranvía o en el autobús”, recuerda Ilona, un voluntaria de la Eurocopa-2012.

Una estatua de Sacher-Masoch, en tamaño real, está en la recepción del bar. El interior presenta un marco muy sensual, con piezas de fundición del sexo masculino y bustos femeninos, pequeños sillones con cadenas para decorar. Una pantalla difunde películas eróticas, algunas actuales y otras clásicas.

Una joven de Kiev, que llegó a Lviv con dos amigas, reclama un trato especial. Una camarera le venda los ojos, le susurra a la oreja, le desliza cubos de hielo por la espalda y entre los senos, le tira alcohol en la boca y le da un latigazo.

Un grupo de hinchas alemanes quiere lo mismo. Oksana Voloshyn (26 años), que trabaja desde hace seis meses en el café-restaurant más famoso de Lviv, es la más activa en el servicio, asegura el espectáculo, y como “ama” dominando a sus “esclavos”.

Aquí, golpeamos a los clientes y a ellos les gusta. Cuando reciben latigazos, terminan dando más propina”, reconoce entre risas. Lo que se dice “masoquismo”. (vía Terra)

Anuncios

6 comentarios el “Masoch Café suma masoquismo y gastronomía en una sola experiencia

  1. […] porn es la propuesta del filósofo suizo Alain de Botton que aspira con eliminar la elección entre sexo y virtud que observa en los contenidos pornográficos tradicionales Desde la masificación de Internet, la […]

  2. […] “Siempre que hay un fetichismo hay una prohibición que excita a pasar el límite. A veces, si el niño fue demasiado pulcro, el placer por enchastrarse surge por compensación”, señala Cotarelo. […]

  3. […] te has preguntado lo que significa explorar estas prácticas extremas, a continuación te presentamos algunos detalles para que sepas si quieres dar el siguiente […]

  4. […] No. 3 Eros. Michelangelo Antonioni, Steven Soderbergh y Wong Kar Wai. Italia. EE.UU. China, 2004. 104 min. Un filme compuesto por tres episodios, cada uno realizado por un director diferente, cineastas que han generado grandes aportes al cine. El tema en común es el erotismo y mientras lo vemos percibiremos el lenguaje, obsesiones y visiones de cada director. Con Antonioni exploraremos, mientras que con Soderbergh, el límite entre sueño y realidad será cada vez más difuso y con Wong Kar Wai, bajaremos a los infiernos de un amor no correspondido y manipulado. […]

  5. […] 2 ¿Intencional o casual? ¿Decidía alguien explotar el tortuoso placer de atar y atormentar? Los autores —la selección de fotografías es de Tony Nourmand— se preguntan lo obvio: […]

  6. […] 4 El cuidado y el respeto. No deben confundirse las torturas y humillaciones con la falta de respeto. Todas las acciones llevadas a cabo en un ambiente BDSM son acciones […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: