Deja un comentario

4 armonías diferentes con vino blanco


Ya sabes que la vieja idea de “vino blanco con carnes blancas” es una verdad menos que a medias pero: ¿con qué otras comidas puedes disfrutar tus blancos? Aquí te damos algunas sugerencias

Embutidos. Tal vez sea costumbre o la multitud de fotos que presentan jamones, salchichas y carnes curadas con copas de vino tinto las que nos llevan a pensar siempre en ellos como opción, pero se trata de uno de los ejercicios más interesantes en relación con el maridaje porque nos obliga a detenernos en los elementos principales de estos productos que, casi sin excepción, son sal y grasa. Y son precisamente vinos blancos con buena acidez y algo de cuerpo los que mejor pueden llevar estos elementos. Lo demás es dejarse asombrar por las diferencias: una chistorra puede ir muy bien con un crianza de Rioja pero con un garnacha blanca concentrado hay una combinación reveladora.

Especias y picantes. No se puede culpar a quien ante la presencia de especias fuertes y picantes marcados se decida por bebidas como la cerveza pero los blancos aromáticos e incluso con algo de azúcar residual son una alternativa agradable. Los aromas de flores de un riesling y su volumen en boca pueden hacer contrapeso a platos de la India o comida thai, al limpiar y refrescar el paladar.

Huevos revueltos. Es conocido que la armonía de vino con huevos en casi cualquier preparación siempre raya en un riesgo innecesario, pero los huevos revueltos con un chardonnay con algo de madera puede demostrarnos lo contrario. Con el huevo bien batido antes de ir al sartén y la cocción en aceite de oliva o mantequilla, así como la adición de alguna hierba fresca se abre la oportunidad para el disfrute de las notas de manzana verde y mantequilla del chardonnay. Hay quienes elevan el plato con algo de camarones o cola de langosta lo que lleva a subir la apuesta con el vino a champagne o un espumoso método tradicional elaborado también con chardonnay.

Comida libanesa. Desde las cremas (berenjena, garbanzos, pimentón) al kibbe, del tabule al falafel, la comida libanesa presenta un perfil de acidez y especias complejo de armonizar. Algunos eligen tintos de buena acidez (algunos producidos por las bodegas importantes de Líbano como Mussar) pero otra opción son los blancos. Un sauvignon blanc de buena acidez puede ser la respuesta para estos exóticos sabores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: