Deja un comentario

4 claves para que los niños coman de forma más saludable

4 claves para que los niños coman de forma más saludable

Si quieres que tus niños coman más sanamente, deja de sentirte frustrado y sigue estas recomendaciones para que cambies sus hábitos

No. 1 Involúcralos en la cocina. Nunca es tarde para atraerlos a la cocina –incluso en la preadolescencia- y enseñarles a disfrutar de este plan familiar que además de divertido también es educativo. ¿Por qué educativo? Porque en la cocina el niño aprende nociones básicas de matemáticas al medir, pesar o calcular porciones de ingredientes. Porque pone a funcionar sus destrezas manuales al amasar, trocear, decorar, revolver… Porque tiene a mano lecciones cortas sobre el valor nutritivo de los alimento (cuéntele que las frutas cítricas le ayudan a defenderse de los resfriados). Porque aprende el valor de la responsabilidad y del ahorro (“¡estoy ayudando en una tarea importante para mi familia!”, “esto cuesta, tanto en dinero como en tiempo, así que no debo desperdiciarlo”). Porque aprende a ser independiente y así, cuando abandone el nido o el fabuloso “hotel mamá”, no terminará siendo el cliente más fiel de una cadena de comida rápida.

No. 2 Predica con el ejemplo. Los niños aprenden copiando lo que ven. Y aunque suene trillado, otra clave es darles ejemplo: en el supermercado, eligiendo con ellos los productos más sanos posibles; cocinándolos juntos. Con seguridad, si un niño en edad preescolar ve a papá o a mamá atiborrándose ante el televisor de comidas procesadas, terminará hecho un lío cuando esas mismas figuras adultas insistan en que se coma la torta de auyama y se olvide de las papas de paquete. En otras palabras, sé coherente entre lo que le pides a tu hijo y lo que haces, en un ejercicio de verdadera responsabilidad.

No. 3 Coman en familia. ¡Al menos una vez al día aprovecha para comer en familia! Abundan los estudios al respecto y todos están de acuerdo en que disfrutar de la mesa al mismo tiempo no solo disminuye las posibilidades de que en la adolescencia nuestros hijos experimenten con drogas y cigarrillo, sino que al ver que todos disfrutan de una preparación de verduras gratinadas, hará de este plato uno de sus preferidos para el resto de su vida.

No. 4 Haz de la comida sana un hábito. Asegúrate de que esas preparaciones sanas formen parte del “ritual alimenticio” diario. No se vale poner en la mesa frutas y verduras un día y al siguiente no. El niño debe entender que estos alimentos son los principales protagonistas de la mesa… siempre. Esto no significa impedir con letra grabada en piedra que coma, una vez que otra, una hamburguesa, una porción de pizza o una malteada. No hay verdad más absoluta: “todo lo prohibido aumenta el deseo”. (con información de Vanguardia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: