1 comentario

3 mitos del hombre en la cama

3 mitos del hombre en la cama

No dejes que ninguna de estas falsas creencias arruine tu placer

No. 1 Los hombres no fallan. Al pene se lo considera una máquina perfecta; por eso, de él se espera siempre que reaccione de inmediato al estímulo sexual, más allá de cualquier interferencia o situación desventajosa. Lo primero que cabe decir es que ante todo somos personas y, como tales, vivimos influenciados por factores que pueden disminuir o bloquear nuestra respuesta sexual: conflictos con la pareja, preocupaciones diarias y estrés, procesos de duelo, baja autoestima, incomodidad con una situación o persona en particular, presiones externas, exigencias desmedidas, cansancio, alcohol, medicaciones y enfermedades, entre otros. En ese orden de ideas, para que se produzca una erección y tengamos un cierto rendimiento sexual, es necesario que se produzcan unas condiciones mínimamente favorables. La tarea de nosotros, los hombres, es darnos cuenta de qué cosas nos motivan y cuáles nos inhiben y, por supuesto, respetarnos sin exigirnos de más. Y recuerden siempre una frase célebre de la llamada ‘sabiduría del pene’: cuando el hombre no dice que no quiere o no tiene ganas, su pene lo dice por él.

No. 2 El responsable del placer de la mujer. Arrastramos desde tiempos inmemoriales con un esquema que hay que derribar: el del hombre activo y la mujer pasiva en el sexo, que trae implícita la idea de ella como objeto para el placer masculino. Desde entonces, incluso luego de que se permitiera el goce de la mujer -primero en el marco de una relación de pareja-, la responsabilidad del placer de ellas ha estado depositada, para la mayoría de las personas, en la habilidad sexual del hombre. Se cree falsamente, por ejemplo, que si una mujer tiene múltiples orgasmos en una noche es porque el hombre “es bueno”, y si no los tiene, entonces es un “mal polvo”. Pues nada más falso: la primera responsable de su propio placer es la misma mujer, que debe aprender a conocerse, a explorarse, a pedir lo que le gusta y a poner límites a lo que no le produce placer. El rol del hombre es el de observar las reacciones de su pareja, ponerse en su lugar y actuar en consecuencia.

No. 3 Sin erección, no vale la pena seguir. Esta es una escena repetida, y quizás usted la haya vivido alguna vez. Por alguno de los motivos mencionados antes, el pene se ‘rebela’ y se niega a funcionar, o, tal vez, comienza bien, pero en algún momento pierde su rigidez. Lo más común en ese momento es que el hombre se ponga bravo y nervioso , se angustie y se sienta decepcionado de sí mismo. A veces, la mujer es comprensiva y lo acompaña, pero hay ocasiones en que le echa más leña al fuego y le reprocha que no la complazca, o comienza un interrogatorio interminable para averiguar si el problema es que se acabó el amor o hay una tercera en discordia. Son pocas parejas las que se toman la situación con naturalidad y, a pesar de eso, pueden seguir jugando, acariciándose, besándose y buscando otras alternativas para el placer sexual de ambos. Pues eso es lo ideal: no armar un drama porque pasó y disfrutar, por esa vez, de otras formas. Que pase algo así es tan probable como que le salga una caries, así que no se deje llevar por la angustia y recuerde que tiene muchísimas otras opciones para disfrutar, más allá de un pene erecto. (vía Panorama)

Un comentario el “3 mitos del hombre en la cama

  1. […] búsqueda por obtener de la mejor calidad en este dulce producto de la naturaleza se puede caer en algunas falsas creencias. Descubre cuáles son y disfruta de la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: