Deja un comentario

Una reflexión de Frances Arnold, Premio Nobel de Química 2018, sobre la importancia de un enfoque flexible ante la vida

La científica especialista en estudios sobre la evolución dirigida que solucionan los problemas químicos de la humanidad comparte esta idea sobre su recorrido profesional

“La mayoría de nosotros (científicos que luego alcanzaron grandes reconocimientos) tuvimos que trabajarnos el camino a la universidad. No era raro que los jóvenes trabajasen. En una pizzería te pagaban 75 céntimos la hora, pero como taxista ganaba dos o tres dólares la hora. Era mucho más fácil ganar dinero. En Princeton también trabajé de taxista dos años.

La vida es larga, puedes tener muchas vidas diferentes. Puedes aprender muchas cosas distintas, nunca se sabe cuándo te servirán, así que aprende todo lo que puedas y combina tus conocimientos de manera novedosa. Adáptate, sé flexible y aprende permanentemente.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: