Deja un comentario

4 nuevos errores desesperantes al pedir vino en restaurantes

4 nuevos errores desesperantes al pedir vino en restaurantes

Ya te comentamos nuestros primeros 4 errores desesperantes al pedir vino en restaurantes pero aquí completamos la lista de aquellas cosas que nos arruinan la experiencia

No. 1 Lucha con la botella. A veces nos preguntamos: ¿hay algo más desesperante que ver a un mesonero enfrascarse en una lucha con la botella antes de poder descorcharla? Son capaces hasta de colocar la botella entre las piernas, de afincarse sobre la mesa como embistiendo contra ella y mueven el sacacorchos con una brusquedad que sólo presagia desastres. Se sienten ganas de despojarlo de la botella para completar nosotros mismos la tarea y, a la vez, se toman precauciones por si hay un accidente de derrame de vino. Debe ser evitado a toda costa.

No. 2 Vinos “secretos”. Los encargados de las compras de los restaurantes a veces se muestran muy activos en esa primera etapa: comprar el vino. Pero, ¿por qué luego no está en la carta? A veces de cavas y depósitos con decenas de referencias, lo único que se nos ofrece son 8 o 10, de las que el consumidor promedio se ve forzado a elegir cuando en realidad podría tener un panorama mucho más amplio a su alcance. Una selección cualitativamente representativa de los vinos del mercado es parte del buen servicio del restaurante y sin duda favorece la experiencia de “comer fuera”.

No. 3 Desaparición de cápsulas y corchos apenas servido el vino. Entre sus estrategias para recompensar el impulso de sus productos, algunas importadoras premian al personal de sala canjeando cápsulas o corchos de los vinos que se vendido, por lo que ellos están pendientes de guardarlos. Generalmente esto no representa un problema excepto cuando la práctica interrumpe el ritual del servicio del vino. ¿No tiene una magia casi poética ver cortar la cápsula y luego dejar el corcho en la mesa aunque sea sólo para contemplarlo? En más de una ocasión algún mesonero, con la excusa de la promoción por la que será retribuido (o tal vez por flojera) retira la cápsula completa lo cual llega a ser irrespetuoso y antiestético, y luego toman el corcho y lo guardan en su bolsillo. Parece algo superficial pero, así es el vino, lleno de formas y rituales.

No. 4 Copas de vidrio de fondo verde. El primer placer del vino es visual pero ¿han tratado de ver un caldo en una de estas copas absurdamente gruesas y de fuerte color verde? Estamos claros que no se necesita un set de copas de fino cristal en todos los establecimientos pero la realidad es que existen copas de vidrio bastante aceptables y, sobre todo, totalmente transparentes y quien no tenga esas copas debería, realmente, abstenerse de servir vino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: