1 comentario

3 curiosidades sobre el género erótico japonés Pinku Eiga

3 curiosidades sobre el género erótico japonés Pinku Eiga

Descubre las particularidades de este género cintematográfico inusual dentro de la cultura nipona

No. 1 Esencia. Se trata de un género de cine japonés que surgió con el propósito inicial de eludir a la censura que no permitía la aparición de relaciones sexuales explícitas en el cine, pero sí aceptaba la violencia y las torturas. De este modo nació el género Pinku Eiga que muestra violaciones, castigos, sadomasoquismo. Generalmente el hombre adopta la postura dominante y la mujer la de la figura sumisa que recibe todo tipo de vejaciones que al final (por increible que parezca) acaban por satisfacerle. El término Pinku Eiga fue acuñado por el crítico Minoru Murai en 1963 y con el tiempo se popularizó en Europa gracias a la atención que les prestaron los festivales de cine a este tipo de películas. Los Pinku Eiga de Koji Wakamatsu, por ejemplo, fueron muy reconocidos por su contenido político radical.

No. 2 Origen. Todavía existen ciertas discrepancias sobre la fecha del comienzo del género. Muchos señalan la película Hakujitsumu (Soñando despierto, 1964, basada en una novela de Junichiro Tanizaki) de Tetsuji Takechi, considerado el padre del pinku-eiga, como el primer ejemplo de este género. Otros marcan el inicio del pinku eiga con Nikutai no ichiba (Mercado de Carne), de Satoru Kobayashi (uno de los directores japoneses más prolíficos con un total de 421 filmes, según la Japanese Movie Database, en su haber), el primer largometraje japonés en contener desnudos, cuyo estreno el 27 de febrero de 1962 produjo un auténtico escándalo en el país lo que no le impidió, y quizás como resultado de ello, obtener un éxito tremendo de taquilla aún cuando algunas escenas fueron cortadas tras ir a juicio por obscenidad, el cual de todas maneras ganó. De los aproximadamente 50 minutos de la película origina sólo sobreviven los primeros 20, los cuales se encuentran almacenados en el The National Film Center de Tokio.Prueba de este éxito es el hecho de que el film de Kobayashi había costado 8 millones de yenes y recaudó 100 millones en la taquilla.

No. 3 Evolución del género. A principios de los años sesenta el cine japonés comenzaba un periodo de crisis. En 1962, por ejemplo, el número de espectadores que acudían a las salas de cine se rebajó a la mitad con respecto al billón de visitas realizadas en 1958. Ese mismo año la producción de películas se rebajó en un 30%. Mientras tanto el número de producciones independientes, en especial eróticas, comenzaban a proliferar. En 1962 se realizaron 4 películas eróticas, en 1964 fueron 58 y en 1969 el número de producciones independientes de pinku eiga alcanzó las 250. En los años 70, concretamente en 1971, estudios como Toei y Nikkatsu comenzaban la producción de su propio tipo de pinku eiga, Pinky Violence la primera, Roman Porno la segunda. Mientras que la realización de filmes de pinky violence por parte de Toei solo duró hasta finales de los setenta, Nikkatsu continuó manufacturando sus films roman porno hasta 1988. Hoy en día el género del pinku eiga todavía continua dominando el mercado japonés. La producción de la mayoría de estas películas ahora corre a cinco compañías independientes: Okura, Kokuei, Excess, Shintoho y ENK. Aunque la casi totalidad del género está destinada al espectador de mediana edad, actualmente se ha despertado un nuevo interés por el pinku eiga, especialmente su rama más de arte y ensayo, entre audiencias de veinte y treintañeros. El pinku eiga sigue siendo una escuela de aprendizaje para jóvenes realizadores, la opción de muchos para experimentar con el medio. No en vano directores como Kyoshi Kurosawa, Hideo Nakata, Yojiro Takita o Masayuki Suo entre otros comenzaron sus respectivas carreras en el mundo del pinku eiga. Las bases de éste siguen siendo las mismas: bajísimos presupuestos, actualmente de poco más de 3 millones de yenes, que cubren todos los gastos de producción y post-producción, metraje de poco más de una hora de duración donde los directores están obligados a incluir 4 o 5 escenas eróticas pero donde pueden hacer lo que quieran con el resto del mismo, y lo más importante, evitar mostrar los genitales y el vello púbico. (con información de Con X de cine y Red siglo XXI)

Un comentario el “3 curiosidades sobre el género erótico japonés Pinku Eiga

  1. […] Salón Erótico de Barcelona se rindió homenaje a esta mítica figura que con su obsesión por el erotismo con dosis de humor y su fijación por explotar el busto femenino es un clásico de su […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: