Anuncios
Deja un comentario

4 tips para ahorrar energía al cocinar

4 tips para ahorrar energía al cocinar

Si tienes una cocina eléctrica no dejes de revisar estas recomendaciones para que pongas tu granito de arena y uses sólo la electricidad necesaria

No. 1. Tapar las cazuelas. Cuando preparamos un cocido, un guiso o una salsa, es muy importante tapar nuestras cazuelas. Este sencillo gesto permitirá que el calor se acumule con rapidez en su interior y que el contenido comience a hervir en poco tiempo. Una vez alcanzado el punto de ebullición, si seguimos con la cazuela tapada y bajamos el fuego a la mitad de la potencia, la temperatura se mantendrá por encima de los 100º C y seguirá la cocción de una manera eficiente, en menos tiempo y con menos energía.

No. 2. Utilizar la olla de presión. Si de verdad queremos ahorrar tiempo y dinero en las cocciones largas (como guisos o estofados), lo mejor es sacar a pasear por nuestra cocina a las ollas rápidas, a presión o exprés. Aunque a veces intimidan sus sonidos y el vapor que expelen, lo cierto es que son grandes aliadas de la economía doméstica. Una vez que se produce el vacío dentro de la olla, los elementos que hayamos introducido en ella se cocinan con gran rapidez. A modo de ejemplo, unas legumbres ya remojadas, cubiertas de agua y acompañadas con las verduras y condimentos que estimemos oportunos, se cocinan en 30 minutos. Un tiempo similar se necesita para un guiso de carne, que puede hacerse en este tipo de ollas sin renunciar a la textura y al sabor tradicional. Si bien cuando destapamos la olla exprés todo el caldo está por arriba y tiene un aspecto un poco deslavado, esto se arregla si se remueve el guiso con cuidado y se da un hervor. Si fuera necesario, también se puede retirar un poco de caldo de cocción, ya que al cocinarse los elementos en su propio jugo, suele salir un poco más de caldo del que hemos introducido. Además, la olla rápida nos da la opción de cocinar flanes y bizcochos en solo 15 minutos, la cuarta parte del tiempo que se necesita en un horno tradicional.

No. 3. Sustituir el horno por cazuelas bajas. El horno es, de hecho, el aparato que más energía consume. La buena noticia es que muchas de las recetas que se elaboran en él pueden hacerse de una manera muy similar en cazuelas bajas con tapa o sartenes con tapa. Si en lugar de calentar el interior de un horno a 200º C para asar solo unas alitas de pollo o un pescado utilizamos una sartén antiadherente con tapa, el resultado será el mismo y habremos consumido menos tiempo y energía. En este caso, lo importante es comenzar la cocción con una temperatura media (para que el alimento no se dore en exceso por fuera y esté crudo por dentro). Cuando comience a cocinarse por el interior, subimos la temperatura para que se dore el exterior, lo que da el característico aspecto de asado.

No 4. Coordinación: más de un plato cada vez. Un método infalible para ahorrar tiempo y energía es la coordinación. Planificar el menú antes de encender los fuegos, aprovechar el calor y seguir una rutina coordinada es fundamental para evitar derroches. Es más, con un poco de organización es posible elaborar menús sanos, sencillos, ricos y económicos en menos de 35 minutos.  (vía Prensa Libre)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: