Deja un comentario

Hay momentos…

El hundimiento peor con optimismo… en los cuales se conoce de qué madera están hechas las personas.Si bien las clasificaciones pueden ser casi infinitas, dos sucesos marítimos que permiten una separación en dos grandes grupos.

Hay quienes, como el capitán del Costa Concordia, el crucero recientemente accidentado, salen antes de que el presagiado desastre se concrete, llegan a tierra firme, alimentan sus apetitos y esperan el desenlace en un intento de mostrar extrañamiento o diferencia ante la tragedia.

Pero también están los otros, aquellos que, como se cuenta de los músicos del Titanic “Durante el hundimiento, los ocho miembros de la Orquesta del Titanic o Wallace Hartley Band, dirigidos por Wallace Hartley, se situaron en el salón de primera clase en un intento por hacer que los pasajeros no perdieran la calma ni la esperanza. Más tarde continuaron tocando en la parte de popa de la cubierta de botes. La banda no dejó de tocar incluso cuando ya era seguro que el buque se hundiría.”.

Esos, seguramente, son los indispensables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: