4 comentarios

Un pequeño universo de libros raros, antiguos y curiosos, Sael Ibáñez

johnny depp leyendo libros raros y curiosos

Una reflexión sobre la magia de los libros de este narrador y ensayista venezolano

Una imagen inmediata y desenvuelta de lo que significa trabajar en un espacio como lo es la colección de libros raros, antiguos, curiosos y manuscritos de la Biblioteca Nacional (pequeño universo al cual alude el título de esta crónica), puede ofrecerla, en vista de que se trata de algo conocido por la mayoría, la biblioteca que imaginó Umberto Eco en El Nombre de la Rosa y, más recientemente, esa fantasía fílmica que nos regaló Román Polanski en la película La Última Puerta, al menos durante la primera media hora. Hablo de esa atmósfera que desprende convivir de manera diaria con libros incunables, extraños, ejemplares únicos en muchos casos; con libros casi artesanales publicados por esos grandes impresores que surgieron al final de la edad media europea, y con los volúmenes que atestiguan nuestra propia génesis del arte de imprimir. Ilustremos esta idea recordando los nombres de Aldo Manucio, Johan Froben, Cristóbal Plantino, Segismund Feyerabend, Sebastián Gryphius y, en Venezuela, Matheos Gallagher, Jaime Lamb, Juan Baillío, Valentín Espinal, Domingo Navas Spínola, Tomás Antero y Andrés Roderiek.

Una colección mixta de libros antiguos y especialmente curiosos, de documentos manuscritos y volantes que registraron, de pasada, los días que la historia proclama, debe, a todas luces, ser un espacio para la investigación. En todas las bibliotecas del mundo suele existir un lugar similar al que acabamos de postular y como tal no deja de ser así en nuestra Biblioteca Nacional: la sección de Libros Raros y Manuscritos representa, en ella, ese justo espacio donde los investigadores nacionales y extranjeros convergen para registrar y rescatar la memoria del pasado, con el indudable objeto de buscar allí la luz para desbrozar o inventar el futuro y, por qué no, para justificar el presente. Los títulos reunidos en colecciones de esta naturaleza desprenden unas características muy precisas, que los vinculan a un destino común, signado por la antigüedad, la singularidad, la rareza, la curiosidad, el carácter incunable, la edición limitada o numerada, la edición prohibida, el ejemplar único, en vista de que los demás han sido destruidos intencionada o accidentalmente, también ineludiblemente por el paso del tiempo. Todos estos libros son los que van a satisfacer el hambre voraz de la investigación en fuentes originales. Y esto lo realizan estudiosos cuya frontal preocupación es ofrecer, cada cierto tiempo, un inventario de la memoria de los hombres.

Desde la Colonia hasta el presente han convergido hacia lo que hoy es la Biblioteca Nacional, libros, folletos, hojas sueltas o volantes y manuscritos de los grandes autores de todos los tiempos: alguna vez formaron las bibliotecas del Dr. José María Vargas, de Miranda, de Arístides Rojas, de los Guzmán Blanco, de Tulio Febres Cordero, de Enrique Bernardo Núñez, de Pedro Manuel Arcaya (biblioteca esta que fue donada íntegramente a la Biblioteca Nacional y que al presente es considerada la más grande colección de libros reunida por un solo individuo en Latinoamérica). Igualmente impresos que alguna vez reposaron en las bibliotecas de conventos, seminarios, colegios religiosos y casas de particulares durante la Colonia y el período independentista. A ello debemos añadir innúmeros manuscritos de nuestros héroes patrios como Bolívar y Páez, y de nuestros escritores tanto del pasado como del presente.

Una forma de entender cómo puede adquirir vida notable una agrupación de obras similares a las que hablamos, la representa, por ejemplo, la actual colección de fascículos publicados por el diario El Nacional, titulada Historia de Venezuela en Imágenes: gran parte de la investigación capaz de hacerla posible fue realizada en nuestro Servicio de Libros Raros y Manuscritos. Un gran número de títulos reeditados (se trata de impresos de un valor inestimable, que forjaron el rostro de América, la mayor parte de ellos libros de viajeros y que nunca antes habían vuelto a ser editados) durante la celebración del V Centenario del Descubrimiento igualmente fue producto de investigaciones llevadas a cabo en el antedicho servicio de información de la Biblioteca Nacional. Investigadores como el Dr. Blas Bruni Celli, por ejemplo, han hecho ediciones comentadas de la biblioteca de José María Vargas, y del manuscrito del siglo XIX Arca de Letras, cuyo autor es el sacerdote jesuita, nacido en el estado Yaracuy, Navarrete, y que constituye el primer intento de enciclopedia en América.

Como siempre, hay anécdotas para todo; me gustaría ilustrar un poco el ambiente de nuestro trabajo diario, exponiendo la experiencia de un funcionario que custodia los depósitos donde se encuentran ubicados estos documentos extraños, antiguos y curiosos. La experiencia en cuestión se la expresó al poeta Luis Alberto Crespo, quien lo entrevistó en función de saber sobre qué sentía en ese contacto diario con libros tan especiales. Se trata del también poeta Gabriel Saldivia. Dijo él: apenas paso frente a estos libros siento algo extraño, una indescriptible sensación. Cuando paso ante el conjunto de Biblias antiguas me asalta una vibración misteriosa. Yo me sumerjo en esas memorias escritas. Me invitan a hablar solo. Presiento algo oculto. Además. Hay libros que se quejan, que sufren, como los que tienen cobertura de piel. También he notado que algunos de ellos se sienten mejor en un lugar que en otro. Los de pequeño formato, por ejemplo, no se hallan a gusto al lado de los muy voluminosos. Los cambio de sitio y descubro que se encuentran plácidos, satisfechos. Tengo una comunicación especial con un impreso de Aldo Manucio, de 1519, lo toco y soy otro. Es como si consultara a un oráculo.

A todos los que trabajamos aquí nos pasan cosas parecidas, en una o en otra dirección. Hay algo que no es sólo físico en esos libros y no dejamos de presentirlo a diario. Nos ha correspondido el destino de vivir entre libros, más que eso, entre libros extraños, curiosos y antiguos: nosotros los observamos cada día de nuestra existencia, pero es previsible sospechar que ellos también nos observan desde su imponderable sabiduría y misterio. (vía Arte literal)

4 comentarios el “Un pequeño universo de libros raros, antiguos y curiosos, Sael Ibáñez

  1. […] Tal vez el poema más conocido de este autor venezolano […]

  2. […] Breve texto que ofrece un atisbo a la complejidad del mundo kafkiano […]

  3. […] la lección es: atención a los libros que se encuentra, pueden salvarle la vida. (vía Pie de página) Share this:TwitterFacebookMe gusta:Me gustaBe the […]

  4. […] Descubre la magia de este hermoso cuento de Navidad venezolana escrito por uno de los grandes prosistas nacionales […]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.461 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: